Filosofía punk: Esther Díaz y las identidades

Hace un tiempo entramos al departamento en San Telmo de nuestra filósofa punk preferida, Esther Diaz. Nos desinfectó bien antes, pero nos mostró sus libros, nos contó las historias de las fotos que su casa no tiene, nos dejó sacarle nuevas a ella y nos hizo espacio en su sillón. Le dimos muchas vueltas a esta nota porque las palabras que encontramos para describir el encuentro nos resultan a veces insuficientes, inocuas, como que no lo representan.

Re pensamos juntas y en su propia casa qué son las identidades y salieron mil cosas. Algunas muy flasheras e incontables, otras que queremos citar y compartir con los habitantes de La Isla.

Sabemos que las identidades se componen y muchas veces desde la imagen y el diálogo, entonces, Esther, tiró de las suyas.

“La identidad es un suceso cambiante, fluctuante para mí. Durante muchísimos milenios se nos hizo creer que no era así, que estábamos marcados por  diferentes aspectos:  como la genitalidad con la que nacías por ejemplo, y en función de eso nos determinaron. Creo que es a  partir de esas circunstancias, sociales y culturales que comienza el proceso singular de la construcción de esa identidad”.

San Agustin, en el invierno de su existencia, se culpaba por haber cedido a la atracción que emanaba del bello cuerpo de un compañero de juventud. Sin embargo, no sentía culpa por haber abandonado a su mujer en la mitad de la vida, cambiándola por varones con los que convivió hasta el final. (Fragmento de Apenas una ráfaga, El himen como obstáculo epistemológico, Esther Diaz, 1995)

“En los mandatos impuestos se puede captar la bondad o crueldad sobre la cual se nos permite hacer una construcción propia”.

«Hay ramas positivistas que pensaban que estamos determinados, después vino Sartre con el existencialismo a decir que éramos libres, cosa incluso yo en un momento me creí. El pensaba que incluso la homosexualdiad era únicamente una elección que tomaba la persona, hoy sabemos que no es tan así. Tampoco soy determinista, sin embargo creo, un poco aristotelicamente en tratar de buscar un equilibrio es que están las dos cosas».

«La identidad es fluctuante, no tenemos una de una vez y para siempre».

Hoy también creo que no solo construimos en base a lo que sentimos, sino a lo que la sociedad nos permite sentir». 

+ sobre Esther Diaz en La Isla

guest
1 Comentario
Oldest
Newest
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Marina Isuani
Marina Isuani
1 month ago

Una genialidad el concepto. La identidad que muta… y la frase final me encantó: somos también lo que la sociedad nos permite sentir.. me la llevo